Razón de existir

En alinea-t estamos convencidxs de que, en nuestra sociedad y también a nivel individual estamos muy por debajo de lo que nuestro potencial humano nos puede brindar. ¿Que qué señales tenemos?

  • Muere una persona de hambre o pobreza extrema cada 3 segundos
  • Gastamos 5 veces más en cosmética, helados y perfumes de lo que costaría garantizar la educación para todos (UNDP página 37, tabla 1.12). Esto es sin contar tabaco, alcohol (25 veces) y gasto militar (130 veces). 

Podríamos mencionar muchos más datos para poner en relieve señales palpables de que algo va mal como por ejemplo la corrupción, el materialismo o la insostenibilidad medioambiental, pero no dejan de ser señales superficiales. A nuestro entender, la raíz de estos problemas subyace en otra serie de principios y deficiencias que normalmente son invisibles como por ejemplo:

  • A nivel filosófico, no disponemos de un sistema ético y de valores que compartamos todos. Esto lleva a que cada cual vaya a la suya, movido por la lógica del propio beneficio sin tener en cuenta que, somos extremadamente dependientes unas de otras y que por lo tanto, debemos buscar relaciones ganar-ganar para todos y a todos los niveles. Es más, no solo aquejamos esta falta de sistema de valores compartido, sino que también tenemos deficiencias en cuanto a tener claro cuál es nuestro objetivo y nuestro propósito de vida, y, cómo decía Víctor Frankl, lo suplimos por un ritmo frenético de vida, que nos impulsa a mantenernos perpetuamente ocupados de forma que no sabemos a dónde vamos, pero vamos ¡a toda máquina!
  • A nivel emocional, la auto-censura o represión campan a sus anchas causando gran frustración debido a una falta de comprensión y contención continuas que acaba por agotar nuestras energías, degradando nuestras capacidades, de forma que estallan en múltiple frentes: fracaso escolar, relaciones tóxicas, violencia en todo su espectro, falta de empatía, miedos y fobias, etc.
  • Y finalmente, a nivel pensamiento crítico, el conjunto de prejuicios, creencias, frustraciones, debilidades, egoísmos, materialismos y demás, nos conducen a una estructura mental rígida y sin margen de maniobra que nos cierra las puertas no solo de la lógica y el pensamiento racional sino también de la creatividad.

Desde nuestro punto de vista, no existen causas únicas de todos estos desajustes porque las razones son multifactoriales, como habitualmente sucede en sistemas complejos. Desde esta lógica, nosotros en la medida en la que interpretamos este sistema complejo, tratamos de proponer un nuevo paradigma que nos haga más propensas a desincentivar los mecanismos deficientes y favorecer aquellos otros que nos conducen a un mundo más feliz y más justo, dónde se favorezcan estrategias ganar-ganar para el individuo y la sociedad.